Homeschooling en Argentina: ¿es una opción para los padres?

La “escuela en casa”, más conocida como “homeschooling”, es un fenómeno que en Argentina lleva muy poco tiempo de desarrollo. Combatido fuertemente por la gran impronta socializadora con la que se identifica a la escuela en nuestro país, hablar del tema provoca diversas reacciones de rechazo entre varios colegas pedagogos y docentes.

Si bien las razones por las que una familia decide optar la escuela en la casa son muy diversas, podríamos resumirlas en algunos ejes:

  • Elecciones ideológicas, dentro de las cuales se abarca un amplio espectro que va desde las religiosas, culturales, etc. pero que apuntan a cuestionar la concepción de la escuela como espacio de homogeneización en valores.

  • Opciones de tipo “práctico”, que apelan a facilitar de algún modo la dinámica familiar por causas de diverso tipo: una familia conformada por padres de diferentes nacionalidades, una migración temporal, etc.

  • Experiencias escolares negativas, que llevan a los padres a tomar la decisión de “sacar” a los chicos de la escuela.

Si bien el último punto resulta ser el menos conocido, cada vez escucho más casos vinculados con estas razones. Y me interesa detenerme  para pensar la escuela desde aquí, ya que por múltiples razones el discurso pedagógico prioriza la necesidad de apertura social de la escuela ante otros factores pero, paradójicamente, la escuela de hoy se hace poco cargo de los innumerables problemas sociales que provoca y se desentiende de los enormes sufrimientos cotidianos en los chicos.

El homeschooling en Argentina ha sido rechazado por especialistas en políticas educativas, historiadores de la educación y pedagogos porque ha representado en sus inicios la opción de grupos sociales selectos y minoritarios que veían en la escuela los “peligros” de introducir un pensamiento libre en los chicos. Se ha identificado peyorativamente a las primeras experiencias con elecciones de tipo “místico” cuestionando la opción familiar de cerrarse al mundo “externo” y cercenar a los chicos la capacidad de ampliar su mundo. Si bien pueden existir como ya dijimos razones de orden ideológico, cabe pensar por qué se visualizan estas cuestiones familiares como de menor peso frente a la ideología de la escuela. Si la escuela debe trabajar sobre la inclusión y la diversidad y no lo hace… ¿es cuestionable que la familia decida un camino escolar diferente?

Las razones a mi juicio más llamativas y me interesa abordar son las que llevan a “sacar” a los padres de una escuela en la que no encuentran respuestas pero, por sobre todo, la mirada sobre una escuela que pone a los chicos en situación de “padecerla” todos los días. Los padres en estos casos toman un camino posiblemente más por sentirse agobiados y no encontrar salida a una situación que los supera que por una convicción acerca de las ventajas de la educación en casa. Y esto los posiciona en la necesidad de asumir un rol que altera la vida familiar y los obliga a desarrollar funciones diferentes a las de padres. Sé que polemizaremos con varios de mis colegas acerca de este tema.

Hasta hace unos años, cuando confiaba plenamente en la escuela, yo misma me resistía a pensar el homeschooling como opción. Pero los tiempos han cambiado y es hora de entender y atender las realidades de otra manera. Aunque en lo personal no he adoptado esta opción para mis hijos, en muchos momentos de su trayectoria escolar hasta hoy pensé en tomar este camino educativo. Coincido con algunas de las críticas que proponen pensar los riesgos de la “endogamia familiar” en este tipo de experiencias, aunque no podemos desconocer las otras razones que llevan a tomar esta decisión.

Es interesante ver cómo en los medios se ha reflejado la instalación de este tema con fuerza durante el último año, lo que lleva a pensar en sus razones:

La escuela en casa: un sistema que ya llegó al país y genera polémica

Educarse sin ir a la escuela, ¿es posible?

Desde el punto de vista legal y normativo, la experiencia se encuentra aún dentro de varias zonas grises. Es muy interesante pensar que esta misma indefinición es la que permite hoy que el homeschooling exista, pero no por ello habría que dejar de pensar en darle el marco legal necesario para poder implementarlo de manera justa. Al respecto podemos encontrar el documento de la Fundación Nuevas Generaciones y el seguimiento del blog Educo en casa que plantea las diversas aristas del tema.

Desde la perspectiva histórica, se podría pensar en un abanico de antecedentes que se inicia en la teoría de la “desescolarización” de carácter anarquista del inolvidable Iván Illich. Este pedagogo cuestionaba el poder avasallante de la escuela y alentaba a resistir la acción homogeneizadora del Estado proponiendo la desescolarización como modelo. A decir verdad, muchas veces como padres coincidimos con las ideas de Illich sin darnos cuenta…

Ahora bien, veamos algunas cuestiones que es necesario pensar cuando se decide que los chicos no concurran a la escuela.

Los padres no son docentes: ¿deberían serlo?

Sobre este punto creo que es donde se plantean las mayores confusiones. La escuela reclama -a mi juicio erróneamente- que los padres asuman acciones de enseñanza en el hogar. La proliferación de la “tarea extraescolar” mal confundida con “exigencia asociada a la calidad de la enseñanza” genera situaciones cuasi surrealistas en donde los padres se ven obligados por ejemplo a aprender las nuevas concepciones de la enseñanza de la matemática para sentarse con sus hijos a hacer la tarea. Viendo este panorama, se puede entender por qué algunos pueden creer que de aquí a “sentirse docentes” hay un solo paso, aunque ellos no lo hayan buscado. Este corrimiento del lugar de la escuela como centro de la actividad intencionada de enseñanza inicia una cadena de confusiones en donde es naturalmente aceptado que los padres asuman acciones pedagógicas en el hogar, inherentes a la escuela.

¿Está bien que la escuela le reclame a los padres que se sienten a hacer la tarea con sus hijos? ¿La tarea es una actividad que debe ocupar la vida extraescolar de los chicos? Sé que aquí vamos a disentir con muchos y que se cruzan discusiones, pero en lo personal creo que si los chicos pasan una jornada completa en la escuela no deberían realizar tareas adicionales en su casa. Si la escuela no logra en casi 8 horas enseñar todo lo que le compete y los chicos aprender en ese espacio, la pregunta es para qué sirve la escuela.

Los chicos necesitan jugar, relajarse, descansar, perder el tiempo… La infancia se construye sobre la base de experiencias lúdicas y la falta de tiempo para que las puedan realizar atenta contra la posibilidad de ser creativos, de pensar libremente, de disfrutar como chicos. Pero bueno… supongamos que van a una jornada simple y entonces como complemento se les asignan tareas para su casa.

Escenario habitual: mamá y papá trabajan muchas horas, llegan agotados al hogar. Uno de sus hijos le dice: “-Te estuve esperando porque dijeron que pidamos ayuda a los padres para hacer esto”. Los padres no saben si cocinar, si preparar las cosas del día siguiente o sentarse a “hacer la tarea” con los chicos. En este escenario, los padres no tienen tiempo alguno para intercambiar, jugar o simplemente pasar un momento juntos con sus hijos para disfrutar. No! La tarea escolar va primero! Y ahí salen a capa y espada a leer consignas e intentar leer o interpretar qué están pidiendo los maestros. A veces se complica más, y tienen que ayudar a estudiar para una prueba por ejemplo, sin saber muy bien qué se espera, qué se estudia, qué se pide… Claro que también podemos pensar en una familia a donde el cansancio vence a los padres y ni siquiera existe la mínima posibilidad de sumarse a acompañar a los chicos por ese u otros motivos. ¿Y cómo se resuelve eso? Simplemente sentarse a esperar “la mala nota” con la reprimenda correspondiente.

Hasta acá puede verse cómo la misma escuela empodera y dota de argumentos a los padres para constituirse en personas capaces de enseñar. Sin embargo, las razones que llevan a los padres a optar por la escuela en casa no son inherentes a “vocaciones frustradas”. De hecho, paradójicamente una buena parte de los primeros padres que iniciaron en Argentina el proceso de “homeschooling” eran docentes por lo que no necesitaron “hacer la experiencia” porque ya la tenían.

Así que avancemos sobre otras cuestiones…

¿Qué y cómo se aprende en casa?

En Argentina existen algunas regulaciones curriculares que se sintetizan en los denominados Núcleos de Aprendizajes Prioritarios (NAP): allí se representan los contenidos mínimos que se abordan en cada nivel de enseñanza y para cada grado o instancia. Además de los NAP, existen los denominados Diseños Curriculares. Según la provincia o jurisdicción, cada diseño refleja la adaptación de esos contenidos a cada contexto particular indicando lo que hay que acreditar como saber en cada lugar.

Hoy en nuestro país, la experiencia de homeschooling sigue pasando por alguna escuela en particular a donde la familia inscribe a los chicos para dar sus exámenes y acreditar cada instancia. Es decir que si bien no se concurre a la escuela durante el ciclo lectivo, es allí a donde se rinden los exámenes que permiten acceder a la certificación correspondiente. Por supuesto, son pocas las escuelas que están abiertas y al tanto de esta modalidad y depende de las gestiones familiares su acceso a ellas. De allí la construcción de redes de familias que permiten intercambiar información y ayudarse mutuamente a atravesar la experiencia.

De lo que he podido indagar, cada familia arma su propio sistema en el hogar basándose por lo general en ideas y consejos de otros. Algunos se apoyan fuertemente en una organización cotidiana y sistemática del estudio en casa, conducido por los padres y estructurado hasta en horarios, metas y tareas. Otros van siguiendo lineamientos más amplios y guiándose por libros de texto que les ayudan a ir anclando los diferentes temas. Esos libros suelen ser sugeridos por la escuela en la cual se rendirán los exámenes de acreditación. Lo que se observa en todas las experiencias, es un gran aprovechamiento de los espacios familiares y un fuerte vínculo entre los miembros de la familia acompañado de acciones de disfrute y valoración de los juegos, el ambiente que los rodea o el conocimiento de lugares diferentes.

Muchos padres se valen de orientaciones didácticas que extraen de la web o bien de las propias que les pasan otros padres que han transitado la experiencia. Pero, en definitiva, apelan a su intuición y buenas intenciones de enseñanza que parecen resultar suficientes para que sus hijos puedan aprender los contenidos curriculares.

La clave ciertamente está en las estrategias de aprendizaje autónomo que se ponen en práctica: combinadas con una buena organización del estudio, resultan una fórmula que parece adecuada.

El impacto de las TIC como impulso para el homeschooling

Como ya vimos, gran parte de las experiencias se construyen conformando redes. La posibilidad de relatar, intercambiar y compartir información motiva a otros a animarse a probar el homeschooling como una opción que muchas veces creían imposible en la Argentina. Sobre estas redes, cito como algunas referencias en la web:

http://www.homeschoolargentina.com/

http://www.aprendicesdelavida.com/homeschooling-en-argentina/

Hace poco se ha organizado e impulsado por grupos de padres incluso una videoconferencia sobre el tema para recuperar experiencias de otros contextos. En este punto, es claro que las posibilidades que ofrecen las tecnologías nos ponen en condiciones de tener “la escuela en casa”.

Fuera del marco del homeschooling podemos mencionar la experiencia del fenómeno de la Gripe A en Buenos Aires en el año 2009, que posicionó en ese caso a la escuela por primera vez en la necesidad de pensar sobre el “aprender en casa”. En esa ocasión tuve la posibilidad de trabajar para el desarrollo de este sitio que se ubicó en el portal Educ.ar, como decisión del Estado de promover acciones que facilitaran la actividad de aprendizaje en el hogar:

http://aprenderencasa.educ.ar/aprender-en-casa/

En ese momento se logró desarrollar un espacio especialmente diseñado para esta finalidad, que bien podría considerarse como un antecedente o un modelo de trabajo para comenzar a sistematizar este tipo de acciones y darle un marco a quienes quieran atravesar la experiencia del homeschooling.

Complementariamente, el propio portal Educ.ar así como otros referentes de otros países que han sido pioneros en crear contenidos digitales como Eduteka y Red Escolar ponen al alcance de las familias una enorme cantidad de recursos, estrategias y actividades que pueden guiar el aprendizaje casi de manera intuitiva.

En los últimos tiempos sitios como Khan Academy o Educatina (en castellano) logran que los chicos comprendan conceptos muy complejos explicados por docentes “on line 24 hs” a través de videos. Cuentan con millones de visitas y presentan una gran cantidad y variedad de temas correspondientes a todas las áreas curriculares y niveles del sistema educativo.

La conjugación entre la posibilidad de construir comunidades entre las familias implicadas en la experiencia y el alcance sencillo a una enorme batería de contenidos y recursos brinda un escenario más que favorable para el homeschooling con solo tener una computadora conectada a Internet en el hogar. Ahora bien: habrá que sumar criterios de selección y disposición para la organización.

Volviendo al inicio del ovillo…

Asistimos a una convergencia de factores que podrían dar vía libre al homeschooling. Por supuesto siempre es posible pensar que esta es una opción para una élite y que no resulta un problema generalizado al que sea necesario atender en el corto plazo. Sin embargo, la instalación del tema y su crecimiento exponencial a mi juicio se constituyen en un analizador de la escuela: presenta sus perfiles más ásperos, pone de manifiesto situaciones que es necesario revisar. Ante estos casos como siempre tenemos opciones: mirar para otro lado o empezar a pensar qué le pasa a la escuela para que algunas familias ya no la consideren como una opción educativa. No importa si son 10 o 1000, interesa saber el por qué y ponernos a buscar razones, entender el problema y encarar caminos de solución.

Si la escuela persevera en su camino de querer que todos sean iguales y ante ello fuerza situaciones que provocan el malestar y desazón de los chicos y las familias más aún. Hay que buscar la forma de  mejorarla para que ninguno piense que la escuela no es un buen lugar para los chicos.

Anuncios

18 comentarios

  1. Yo personalmente estoy a favor del homeschooling. De hecho recuerdo como desde los catorce años le pido a mi mamá que me deje estudiar en casa, pero ella siempre me repite que necesito el título del secundario para poder ir a la universidad. Y la principal razón por la que me gustaría estudiar en mi casa, es por mis compañeros. Asisto a un colegio católico y privado, y sin embargo muchos allí sufrimos de bullying. Por años me torturaron bastante, aunque conseguí que me respetaran, mientras que otros no lo soportaron y llegaron hasta a mudarse de provincia. Lo sorprendente es que los directivos y profesores en lugar de actuar, prefieren hacer como si no vieran nada, para no arruinar la reputación del establecimiento. Y si esto ocurre en un colegio con las características mencionadas anteriormente donde teóricamente priorizan nuestra formación en valores morales, imagino que en aquellos públicos será peor. Además del bullying, personalmente considero que la actual formación de los docentes puede llegar a ser insuficiente, en base a lo que he podido observar. Recuerdo una profesora de física que era incapaz de redactar correctamente una oración, y frecuentemente inventaba palabras. Afortunadamente fue expulsada al poco tiempo de ser contratada, debido a reiteradas quejas de padres de chicos a los que había humillado de diversas maneras. Claro que no tengo conocimiento de cual será la situación en otras provincias, pero estos son algunos fundamentos que de alguna manera justifican mi opinión de que el homeschooling es una buena opción para algunas familias a la hora de educar, sobre todo para garantizar el bienestar del niño.

    Me gusta

    • Gracias Hime por tu opinión que sin duda es la más valiosa porque es un primera persona!
      Me dejás pensando muchas cosas sobre la escuela: lo primero es que hay que escuchar a los chicos! No es posible asistir calladamente al sufrimiento, creo que los docentes tienen una enorme responsabilidad en la complicidad ante situaciones de bullying, que van desde la inacción cómplice hasta la participación en situaciones de humillación colectiva. Y aquí no se trata solamente de qué preparación tenga un docente sino de qué valores y qué ideología como para no notar la diferencia entre tomar partida y no hacerlo.
      Lo otro que me quedo pensando es cómo alguien con tus excelentes capacidades y habilidades de escritura no puede tener en la escuela un espacio de crecimiento y valoración que te posicione de por sí en un lugar de respeto desde tus pares y desde los docentes. La secundaria es la antesala necesaria para que puedas acceder a la universidad pero no tiene que ser a cualquier precio. Para la escuela, un alumno/a con tus inquietudes debería ser alguien cuidado y acompañado cotidianamente. Suelo escuchar solo quejas de parte de gran parte de los profesores de secundaria por el desinterés por parte de los chicos y vos estás mostrando exactamente la imagen opuesta a esto. ¿Qué pasa entonces con quienes quieren aprender? ¿Cómo los cuida y ayuda la escuela a que puedan hacerlo?
      Espero que muchos docentes nos pongamos a pensar sobre tus palabras que son imprescindibles para movernos a cambiar la escuela cuanto antes.
      Y por supuesto Hime que si esto no ayuda a corto plazo como lo necesitás, tal vez podrías acercarle a tu mamá esta nota y las referencias de información acerca del homeschooling para considerarlo como una opción posible.

      Me gusta

      • Algunos docentes creo que tal vez ven las situaciones de acoso como si el problema fuera de la víctima, a quien le cuesta “adaptarse”. Al menos eso es lo que he podido deducir al hablar un poco con mis profesores. Y desde el punto de vista de los acosadores, ellos creen que es normal, que todos los adolescentes lo hacen, y esto lo dijeron algunos durante una clase. Pese a mis esfuerzos por hacerles ver que no era cierto, no logré convencerlos.
        A mi me consideraron como una niña con problemas, por eso no soy demasiado querida por algunos profesores. Yo cuando ingresé al secundario, me vi en la situación de tener que elegir entre ser buena alumna, participar activamente en clase y soportar las burlas y el desprecio de compañeros celosos, o callar todo lo que sé para que mis compañeros me dejen en paz pero que los profesores piensen que soy irrespetuosa al no prestar atención y egoísta y soberbia al no compartir los conocimientos que claramente poseía y demostraba en los exámenes. Opté por la segunda opción, pero eso no impidió que de todos modos me hicieran de lado y hablaran mal de mi. Y también me encontré con aquellos profesores que hicieron todo lo posible para hundirme porque sacaba mejores notas que sus hijos o sobrinos que asistían al mismo curso y querían que fueran abanderados, y aquellos que quizás me envidiaban por ganarles en discusiones o proyectos en más de una ocasión. Pero por muy terrible que haya sido esto, me ayudó a fortalecerme y darme cuenta de lo que tendría que enfrentar en la vida. El problema es que muchos no son tan fuertes.
        Y le agradezco por el consejo, pero como estoy en último año no tiene mucho sentido dejar el colegio ahora. De todos modos le mostraré la nota a mi mamá para que la tenga en cuenta, porque mi hermano menor está teniendo problemas en la escuela también.

        Me gusta

  2. Como madre siempre me pregunté si iba por el camino correcto al tomar una decisión; mi parámetro es: si soy la que más prohibe voy mal, si soy la que más permite, voy mal. Tengo que mantenerme dentro de mis ideas, pero fuera de los extremos. Pienso que la escuela en casa, ya sea por razones de fuerza mayor como enfermedades o climas desfavorables tanto como por temas ideológicos, sólo retrasa en el chico la maduración de su inteligencia social, excepto que ese chico tenga su vida social activa en otro ámbito: deportivo, cultural, etc. Por otro lado, mil veces repito a los adolescentes que los profesores son como serán sus jefes: unos buenos, otros malos, unos piolas y otros ignorantes, y que tienen que aprender a adaptarse a todos ellos. ¿Cómo pueden reemplazarse todas esas experiencias? ¿Y cómo enseñar a cumplir horarios, a postergar sus necesidades -como esperar al recreo para comer- o a vivir en el seno de un grupo organizado para realizar un trabajo y no elegido por uno mismo?
    ¡Saludos!

    Me gusta

    • Son algunas de las preguntas que nos hacemos quienes aún apostamos por la escuela Iris… pero también es cierto que quienes optan por la escuela en casa sostienen la idea de que la experiencia de socialización y de vida -en la que interactúen con adultos y pares- se puede adquirir en otros ámbitos. Yo creo que es difícil pensar que porque alguien se educó en su casa no logrará adaptarse luego a ámbitos institucionales u organizacionales. Pero además, es tan cierto como que muchas personas que pasaron por las instituciones educativas nunca aprendieron a convivir armómicamente con otros. Es decir que las chances podrían ser parejas en uno y otro caso.
      Para seguir pensando…

      Me gusta

    • Hola Iris, soy mamá de 2 hijos, uno de 13 años y otro de 5, quisiera, con el debido respeto a la creadora de este espacio, responderte tus preguntas, ¿Cómo pueden reemplazarse todas esas experiencias? ¿Y cómo enseñar a cumplir horarios, a postergar sus necesidades -como esperar al recreo para comer- o a vivir en el seno de un grupo organizado para realizar un trabajo y no elegido por uno mismo…
      Yo elijo educar en casa, pero aun no logro aplicarlo, debido a que la escuela en esta zona geografica (interior de la pvcia de buenos aires) es violenta y se vale de asistentes sociales para obligarnos a mandar los niños al colegio y jardin, Por lo cual no puedo contarte sobre la experiencia en si, sino sobre la dedicion de hacerla y que me llevo a elegirla. Como mamá me pregunto lo mismo que te has preguntado, sobre el equilibrio en mis deciciones, y en mi caso, quiero que mis hijos tengan un futuro, donde no deban postergar sus necesidades para trabajar, sino que trabajen en ambitos o profesiones que ellos sean felices y realizen con energía,
      Es una idea capitalista que se ha legitimado desde la escuela que quien no controla sus necesidades personales, no obtiene exito ni puede trabajar,y que es un indadaptado. o que tendra problemas por ello, permiteme contarte algo, habiendo cursado y estudiado psicologia y pedagogía, y siendo autodidacta, he hallado un concepto de sujeto, en la teoria que me ha permitido entender esto de la regulacion de “lo personal ante lo social” desde la concepcion de SUJETO de Pichón Riviere, somos, los humanos, seres de necesidades, por lo tanto suprimirlas, seria suprimir el SER. Esto es lo que logra la escuela a mi enytender, que suprimas quien eres para dar paso a quien la sciedad espera que seas. Nuestras escuelas, educan con base en disciplina militar, ante todo impera la NORMA. pues asi, si sabes mucho de fracciones, o eres un as de la literatura (ambitos mas valorados en lo academico) de nada te valdra si le entregas a tu maestra el resultado de la prueba en un trozo de papel de color o un papel que no sea el establecido, o si te demoras 5 horas en hacer la prueba y no 2 como te pidieron, si no puedes hacerla porque en el recreo tu compañera de banco te tiro el pelo y te dijo un isnsulto y ahora ya no puedes concentrarte, etc… cualquier situacion humana, debe ser regulada por lo institucional, La pregunta, es esta la UNICA manera de vivir que un ciudadano, persona o ser social, como quiera uno llamarle, pueda tener en su vida? Uno no puede elegir trabajar con horarios propios, en donde sus necesidades no deban ser postergadas? Tu misma has comparado a los profesores con JEFES, acaso crees que esta asociacion mental libre que has hecho, es azarosa? por supuesto que no, la escuela es segun un gran pedagogo, “el aparato de reproduccion ideológica por exelencia de Estado” (Luis Althusser) Por ello tu, yo por largo tiempo, y muchos, aprendimos a aceptar EN LA ESCUELA, que nos tenemos que aguantar el hambre, las ganas de ir al baño, el sueño y cualquier necesidad para trabajar, porque? porque si te matamos el ser, somos la mano de obra perfecta, trabajas 20 horas al dia, llegaras a casa a tiempo para consumir algo que te alivie de un trabajo frustrante que te dijeron presisabas para adquirir todo lo material para ser feliz y edcucar tu familia. Asi pensé tambien por algun tiempo yo misma Iris, no se trata de que alguien elija un MEJOR o PEOR modo de educar, sino que puede ELEGIR, eso quiero para mis hijos, la escuela asi como tenemos hoy dia, (salvo algunas pedagogias alternativas que resaltan el ser, como Metodo Montessori, nueva escuela y otras que no abundan por desventura) No esta enseñando otra cosa, que a frustrarse, ni siquiera en lo que ellos llaman CONTENIDOS, los estudiantes aprenden demasiado, y los que lo hacen es por el apoyo en sus hogares.
      ya me he explayado mucho, te envío muchos cariños y espero estes muy bien! saludos!!

      Me gusta

  3. Ante todo, muchas gracias por tener en cuenta mi espacio! es un orgullo que a pesar de que hace solo 8 meses que aplicamos la educación en familia ya de a poco se de a conocer la página pues cada vez, como bien dices, hay más familias que se acercan angustiadas y desesperadas por diferentes motivos y conflictos para dar sus primeros pasos en esta práctica.
    Me gustó muchísimo el artículo justamente porque al colegio se le critica mucho, a las familias se las critica mucho, a los chicos se los critica mucho, a los docentes se nos critica mucho, pero nunca hay un verdadero análisis o debate acerca de la escuela. El sistema está verdaderamente colapsado y es increíble cómo se mira para otro lado o se viven poniendo parches. Es como ir a un hospital y sin importar los diagnósticos individuales a todos se los tratara con aspirinas y curitas.
    En cuanto a los que dudan sobre la educación en el hogar, sobre todo con el aspecto de la socialización, bueno… considero que hay muchos mitos también sobre lo que la escuela logra y que los que estuvimos trabajando dentro por años sabemos que no es así. Duele que se piense como en el comentario de arriba que sólo el niño puede adquirir conocimientos para desenvolverse en el mundo sólo en la escuela como si saliendo de ella, en el afuera, no se relacionara con nadie más ni tuviera que solucionar conflictos o aprender a respetar normas o conducirse en sociedad. ¿Realmente piensan que el núcleo social de una persona en su crecimiento pasa por la escuela? y ¿ y todavía tenemos que pretender que hay que ir al colegio y lidiar con todo lo que se da allí solo para poder “adaptarse” bien al mundo y sobre todo, que ese mundo se lo limite a lo laboral?
    Nunca mejor dicho eso de que no es sano adaptarse a una sociedad enferma y eso es lo que lamentablemente termina haciendo la escuela, a veces incluso muy mal y para peor, ¡ eso es lo que parece esperar la sociedad que haga como institución! Uff no quiero abrumar más, es que el tema da para un verdadero debate!
    Un abrazo enorme

    AH! perdón varias familias somos las que estamos junto a Nuevas generaciones labrando el proyecto de ley. Ya hicimos varias correcciones a ese que está publicado en la página de la fundación y esperamos que una vez pase la batalla electoral nos den un lugarcito para poder presentarla.

    Le gusta a 1 persona

  4. hola..cual es el primer paso que debo dar para que mi hijo estudie en casa??. No consiguí vacante en el colegio que me gustaba y al esperar la respuesta se tardaron mucho y ahora buscando otro colegio, ninguno tiene vacante y la verdad las escuelas del estado no me gustan..qué debo hacer como primera medida? Podria ser que en el colegio que lo queria mandar puedan aceptar la educación en casa y rinda examenes? Por favor necesito informanción. Gracias.

    Me gusta

  5. Hola! estoy muy feliz de leer este espacio y los comemtarios! Estoy luchando desde el año 2001 para adquirir un titulo terciario, tengo varias carreras empezadas, una curso actualmente, otra casi al 50% y una al 75%, esta ultima fue un profesorado de filosofia, que me ha costado horrores y me ha hecho sufrir tanto, como para llegar a terapia,Tambien luché toda la primaria de mi hijo mayor desde 2006-2013, con la escuela por diferencias ideologicas,Ahora me encuentro muy angustiada, porque ya existe el homeschooling en argentina, y sin embargo, en el interior de la provincia de buenos aires, no me dejan elegirlo, el jardin de mi hijo menor, me amenaza con enviarme una asistente social a casa y que ésta dará un informe a minoridad y familia para quitarme a mi hijo porque el jardin es obligatorio asi como la escuela. No entiendo porque me cuesta tanto que se me respete en el ambito escolar mi pensamiento, no soy una persona agresiva, y concuerdo sobre todo con Paulo freire, en que educar es sobre todo, un acto de amor, amor que no encuentro en la escuela por los niños, ademas no puedo confiar a mis hijos a ningun establecimiento que prepondera la seguridad isntitucional por sobre los derechos individuales y humanos, Todos sabemos que cuando algo ocurre en las escuelas, la mayoría de ellas, tiene como primera reacción desmentir los hechos y “limpiar” o protejer el nombre de la institucion, sobre todo si hubo descuidos o malas praxis. Ni hablar del trato diario que los niños reciben, No estoy en contra de la escuela, estoy en desacuerdo con el sistema educativo hegemónico, Quiero elegir como, cuando y con quien educar academicamente a mis hijos, no deberia ser tan complicado. Tengo una amiga que piensa muy parecido y dejo de mandar su hijita a sala de 5 y le enviaron una asistente social, que la trató agresivamente y le dijo que si no mandaba a su hija al jardin, la denunciaba a minoridad y familia, algo parecido a lo que me dijeron a mi. No se que hacer, por favor me siento muy sola y agitada, todos los dias dejo a mi peque en el jardin y vuelvo llorando a mi casa. Si saben que puedo hacer,he compartido estas experiencia y muchos no me creen, mi correo es neferys@gmail.com,y el otro lo dejo en los datos del comentario, gracias por este espacio, GRACIAS!! muchos cariños a todos.

    Me gusta

    • Hola Carolina,
      Es impactante tu relato porque muestra una reacción del sistema formal ante lo desconocido que termina siendo una reacción hasta “violenta”.
      Me parece importante que te contactes con el grupo de Paula http://educoencasa.com.ar/, que creo que es la persona que mejor puede asesorarte y guiarte en los pasos a seguir en el orden de la normativa, que siempre es importante conocer.
      Ojalá puedas tomar tu decisión escolar para tus hijos con la libertad que se necesita para hacerlo.
      Gracias por compartirnos la situación, si pudieras especificar tu jurisdicción tal vez ayudaría a contactarte con otros padres que atraviesan los mismos inconvenientes.
      Un abrazo y que todo se resuelva positivamente!
      Débora

      Me gusta

      • Debora!! muchas gracias por tu respuesta!! gracias!! en verdad estoy profundamente agradecida, no solo por tu respuesta sino por la rapidez en que me has respondido, dado que llevo largo tiempo angustiada y sin respuesta, tengoen mi facebok un grupo de buenos aires que hace homeschooling pero no me han podido ayudar con la normativa, voy a contactarme con paula, mi ciudad es Olavarria, si sabes de alguien que este haciendo escuela en casa en mi ciudad o que este interesada, seria fantastico estar en contacto! Gracias! que estes muy bien! Saludos y muchos cariños. 🙂

        Me gusta

  6. Gracias Carolina por el dato. Sería importante que contactaras cuanto antes a Paula y al grupo de familias que se han organizado ya para esta tarea, porque con seguridad podrán orientarte con mayor precisión. Están trabajando muy seria y responsablemente sobre este tema tan nuevo en Argentina.
    Me quedé pensando mucho en lo que comentabas y en algo que tal vez visto desde el lugar del que está viviendo la situación se observe diferente. En realidad el Estado tiene la función de supervisar que los chicos se escolaricen, en ese sentido habrá que ver las formas en que realizan con seriedad esta actividad. A juzgar por varios casos de violencia intrafamiliar que se conocen por los medios, muchas veces no actúan como debieran.
    Es probable que muchas veces por desconocimiento “pequen por exceso de desconfianza”, quiero decir que al llevar a cabo esta tarea pongan la mirada en cuestiones diferentes que los motivos que lleva a una familia elegir la escolarización en casa. Pero pienso que si lo hicieran con las estrategias adecuadas, el Estado estaría cumpliendo las funciones que se le atribuyen y no estaría mal. El tema son las formas con las que lo hace, no?
    Ojalá puedas establecer un diálogo adecuado con las autoridades locales y que a su vez ellos puedan informarse mejor acerca de estas nuevas tendencias.
    Siempre los “pioneros” pagan costos que los demás ya no… es probable que en este caso te esté tocando abrir un camino que otros seguramente luego agradecerán.
    Mucha suerte y mantenenos al tanto de los avances!
    Cariños,
    Débora

    Me gusta

    • Gracias Débora, te cuento que ya estoy en contacto con paula y he conseguido un e-book, con los formularios correspondientes para presentar legalmente asi no me siguen con normativas amenazantes. gracias por el dato, verdaderemente se ve que es un grupo serio.
      Te comento que lo que reflexionas acerca del seguimiento de escolarizacion por parte de las instituciones me lo planteé el año pasado, como sala de 4 no es obligatoria estuve todo el año buscando desesperadamente grupos de homeschooling para no enviarlo este año, y por esto me doy cuenta que este sitio y el de Paula son recientes y es una bendicion encontrarles!! la cuestion es que ellas no saben que existe la opcion de que los chicos y los papas puedan elegir, y tambien he visto por la ciudad esquinas donde los niños en edad escolar andan vendiendo tarjetitas y pidiendo monedas y siendo que cada vez que los veo llamo a la policia, los niños estan ahi al otro dia de nuevo, porque los papas estan sentados en la otra esquina esperandolos y dijeron que como estaban a cargo de los padres no pueden hacer nada, asique pensé si realmente a estos padres no les pasa nada, y no les sacan a sus hijos que los estan explotando, no creo que sea tan grave que venga la asistente y vea mi casa y el porque el nene no va a ir a la escuela el año entrante ni terminar el jardin éste, ya te ire contando como me va, por lo pronto Estoy feliz de haber encontrado este sitio y haber contactado el grupo de Paula! muchisimas gracias!! cariños a todos!! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  7. Hola me llamo laura y averiguando sobre homeschooling di con ustedes.me gustaria saber a donde recurrir para informarme sobre estos temas en capital federal y si hay alguna escuela (jardin de infantes)publico. A donde se pueda seguir la educacion a distancia. Mi hijo se llama said y el año que viene empezaria sala de cuatro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s