Las mentiras de la inclusión de las TIC en la escuela

Esta entrada podía tener este título, o bien “Crónica de un día en la vida de un docente que intenta dar clase usando tecnología en una escuela pública“. Así que voy a comenzar un relato de un día real, para ver si algunos funcionarios se anotician de cómo terminan las grandes inversiones del Estado cuando no se toma en serio la inclusión de las TIC y se quedan solo en sacarse la foto repartiendo netbooks.

Quienes siguen este blog lo saben, pero si vas a leerlo por primera vez te cuento que soy profesora en una de las más grandes instituciones de formación de docentes de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Allí formamos a l@s maestr@s para el nivel inicial y primario, así que nuestra tarea debería tener cierta relevancia para el sistema educativa. O eso creo… Allí estoy actualmente a cargo de dos instancias curriculares vinculadas con la inclusión de las TIC para la enseñanza: una destinada a cada nivel del sistema.

Nuestros estudiantes, solo quienes han hecho más de la mitad de la carrera, han esperado con enorme paciencia, más de 3 años, que les asignen sus netbooks del Plan Conectar Igualdad (plan nacional de modelo 1 a 1). Es decir que mientras por ejemplo en las escuelas primarias de la Ciudad hace ya unos años los chicos cuentan con sus netbooks, los docentes que se han formado no las han tenido para hacerlo. Pero claro… algunos declaran que tenemos “brecha digital cero”. ¿Qué querrá decir?

Llegadas las computadoras hace pocas semanas, nos encontramos con este panorama: la mayoría tiene dañado su touchpad, por lo que deben comprarse y adosarle un mouse para poder usarlas, pero lo peor no es eso sino que resulta absolutamente imposible conectarse a Internet, dado que en esta escuela ubicada en pleno centro de la Ciudad suceden dos cosas:

a) Nunca funcionó el llamado “piso tecnológico“: los acces point están dañados y no son reparados a pesar de haber dado aviso a todas las instancias y circuitos burocráticos correspondientes.

b) La conexión a Internet con la que contamos es idéntica en ancho de banda a una domiciliaria, con la diferencia que ésta debería soportar en simultáneo al menos 700 estudiantes/profesores por vez trabando. O sea: es lo mismo que nada…

Sumemos por ejemplo este dato: los profesores recibimos las netbooks del mismo plan años antes. La mía se rompió: nadie responde cómo repararla, pero además la supuesta empresa que debería realizar el soporte técnico no contesta consultas. Igual, aparece en “el sistema” que ya se le terminó la garantía… por la tanto es algo así como “arreglate sola”. Y soy la profesora que dicta un espacio curricular para enseñar las TIC…

Hasta acá entonces tenemos en síntesis la mitad de los estudiantes con netbooks que no pueden conectarse a Internet en la institución y cuya computadora requiere de la compra de un mouse aparte.

Claro, pero no desesperemos… tenemos dos alternativas de equipamiento más! Ahí vamos!

Tenemos para el Profesorado un carro dotado con netbooks del Plan Sarmiento (plan del modelo 1 a 1 de la Ciudad de Buenos Aires). De las 40 computadoras con las que contamos, por supuesto debemos descontar todas las que no funcionan y que nunca se pueden reparar a pesar de que la web oficial postula la supuesta existencia de un eficiente soporte técnico. Pero no importa! Usemos las pocas que sí funcionan!!!! Claro… lo intentamos… pero la red por la que se conectan a Internet (tecnología Wimx supuestamente infalible) TAMPOCO soporta la conexión más que unos minutos y se cae permanentemente, más allá de la lentitud infernal.

No me van a amedrentar… dicen que la tercera es la vencida! Vamos por más.

Contamos con 2 laboratorios de Informática cuyas computadoras datan de 10 años promedio. Mantenidos a pulmón por un responsable  del área que ya no sabe qué magia hacer y qué cosas inventar para sacar a flote el museo informático, ha logrado que las PCs funcionen en red y tengan conexión. Por supuesto que todo tiene su pero: a costa de restringir la instalación de todo tipo de programas, archivos, etc. por parte de los usuarios para poder sobrevivir. Y esta delirante profesora pretendía trabajar con sus estudiantes -en una modalidad de taller a donde se supone de debemos hacer, probar y experimentar- con un programa de descarga gratuita para aprender su funcionamiento y ver sus posibilidades en el aula. Pero no!: debía haber enviado una semana antes el listado de programas para que se descargaran en las PCs.

Traten de imaginar todo este recorrido en una clase de dos horas reloj. Traten de pensar cómo estamos formando a l@s futuros maestr@s en el uso de las TIC para mejorar la enseñanza.

Conclusión: las clases de “taller” son una mera demostración de videos sobre las aplicaciones que nunca podremos instalar y experimentar. Eso sí: en el profesorado no están permitidas las clases con modalidad virtual, que por supuesto resultarían cien veces mejor en este caso porque los alumnos podrían en sus hogares descargar, conectarse bien, probar lo que se les propone.

No sé si queda claro: lo único que pretendí fue que descargaran una aplicación educativa para experimentarla y conocer sus posibilidades, eso era todo!

Sencillamente así no puedo formar mínimamente a los futuros docentes en el uso de las TIC. No es un acto de “voluntarismo”: es la necesidad de contar con lo mínimo para responder a la enseñanza de las instancias curriculares para las cuales el propio Estado me paga. Y no es que falte inversión… estos planes han realizado enormes erogaciones presupuestarias. ¿Con qué resultados?

Hablamos mucho de la falta de formación y capacitación de los docentes en el uso de las TIC. ¿Cómo podemos pretender lograrlo si en una escuela urbana, en una de las mejores zonas de la Ciudad de Buenos Aires, con personal idóneo y convergencia de 3 dispositivos y planes diferentes para trabajar con las tecnologías vivimos cotidianamente este panorama cuando pretendemos enseñar?

Quien clickee en los enlaces de esta entrada verá la enorme proliferación de acciones de marketing, propaganda política y frases hechas acerca de la inclusión de las TIC. Pomposos discursos que hacen agua en una sencilla clase de 2 hs (ni siquiera me refiero a un uso intensivo diario).

¿Cuándo comenzarán a tomarse en serio el hecho de que sin un buen plan de conectividad y un soporte técnico real y eficiente estos programas no pueden funcionar? Podemos entregar millones de computadoras que nada de esto tendrá sentido si no solucionamos lo esencial: las cuestiones técnicas, la asignación de personal especializado en todas las escuelas con tiempo de dedicación suficiente, la organización institucional y la formación. Mientras estas cuestiones no convergan, todo será “globitos de colores”… Los docentes estamos cansados de discursos en donde parece que se burlan de nosotros o al menos que los esgrimen sin tener ningún conocimiento real de lo que es la vida de las escuelas. Así es como se contribuye a generar en los propios colegas un discurso tecnofóbico…

¿Algún funcionario a cargo estará a la altura de las circunstancias y hará algo?

 

 

Anuncios

17 comentarios

  1. No sólo pasa en las escuelas públicas… y a la decisión (o no) de invertir por parte de escuelas privadas, se suma la contradicción de ser docentes pagados por el Estado en una escuela subvencionada, pero sin los beneficios y programas que éste ofrece… conclusión: enseñar TIC con tiza y pizarrón, haciendo como si todo estuviera bien… ¿eso es enseñar? ¿se puede así formar a los ciudadanos del Siglo XXI?
    Como siempre, muy buen aporte Débora!!

    Le gusta a 2 personas

  2. lamentablemente me siento totalmente identificada con usted; me gusta muchísimo la tecnología, siempre estoy creando alguna presentación para mis alumnos, pero son muy ciertas sus palabras, en nuestra ciudad (América, Pdo. de Rivadavia, Pcia. de Buenos Aires) contamos hace ya cuatro años con netbooks donadas por el intendente municipal y ayuda del Banco Mundial, pero nos encontramos con escollos tales como: más de la mitad del alumnado tiene su compu rota ( por mal uso de la misma en muchos casos), las cuales tardan una eternidad en ser arregladas, falta de recursos humanos, ya que haría falta una persona especializada en la materia para que enseñe el uso de las tics, y en consecuencia las veces que intentamos enseñar a nuestros alumnos el uso de algún programa, terminamos con una enorme sensación de impotencia, dado el tiempo que nos lleva atender a los requerimientos de 25 chicos al mismo tiempo, la cuestión de internet, que a veces funciona y a veces no, en fin, una serie de inconvenientes que surgen; ¿las capacitaciones? un fiasco!!! porque en vez de enseñarnos algo práctico, y que el curso sea dinámico, se van en palabrerío político, y esto hace que muchas abandonemos todo antes de terminar, ya que además venimos la mayoría de trabajar en doble turno, y por lo tanto,una capacitación se este tipo ( pura teoría a cargo del capacitador/a), dictada entre las 17 y 30 y las 20 y 30 horas, nos aburre y nos cansa!!! espero que algún día pueda solucionarse esto, ya que las tics son una gran herramienta si se las puede utilizar correctamente. gracias!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Estimada Graciela, muy buen complemento de información para seguir analizando este tema.
      Me quedo pensando que, en general, lo que desembolsa el Banco Mundial no es un “regalo” sino un préstamo que debe pagarse luego con intereses. Si así fuera, estaríamos asistiendo además a un endeudamiento que bien valdría la pena si lográramos capitalizarlo para la mejora de la enseñanza.
      Un punto central de lo que has traído es la capacitación. Coincido plenamente con tu mirada y además le sumo que, una capacitación virtual para quienes tienen que empezar a incluir tecnología, es garantía de que no sirva. Podrán aprovechar algo quienes ya tienen una experiencia como usuarios, pero esos mismo podrán abordar mejores ideas en los grupos de intercambio como las llamadas “comunidades de práctica”, a donde los docentes nos reunimos por intereses comunes.
      Sería bueno seguir sumando nuestras opiniones para ver si logramos algún cambio de rumbo… no?
      Muchas gracias por tu comentario!
      Un abrazo,
      Débora

      Me gusta

      • claro!!! los docentes que no tienen casi idea de cómo trabajar con la tecnología (hay varios) cuando asisten a esos cursos, no entienden nada, pobres, además casi siempre coincide el hecho de no saber con el odio por todo lo tecnológico, le tienen pánico jajaja, y seguro que a los que tenemos algo de idea nos sirve mucho más un video tutorial, o una clase práctica y dinámica que una aburridísima exposición teórica en donde se entremezcla demasiado lo político. saludos.

        Me gusta

  3. Mi nombre es Pablo, trabajo como Referente Territorial de Conectar Igualdad en la Pcia de Bs As y leyendo tu posteo, llego a la conclusión de que evidentemente tenés mucha mala suerte. Te voy a contar mi experiencia únicamente con Conectar Igualdad, ya que no conozco el plan Sarmiento más que de nombre y además, no trabajo en CABA.
    Comenzás hablando de que la mayoría de las netbooks recibidas en el Instituto en el cual trabajás, tiene su touch pad dañado, evidentemente tienen mucha mala suerte, ya que recorro casi 100 escuelas del GBA y te puedo afirmar que dicha falla no afecta a más del 1% de los equipos y que además, existiendo un soporte técnico en el marco del programa, se reparan gratuitamente. Lo de las demoras de servicio técnico es relativamente cierto y en muchos casos tiene que ver con la buena o mala gestión que hacen las escuelas al respecto y otras, con demoras propias de la forma en que se implementó dicho servicio.
    Luego mencionás la conectividad a Internet, me sorprende que una docente que tiene que enseñar a futuros docentes la implementación de las TIC en el aula, centre todo su enfoque en el acceso a Internet, y más aún, que piense que es posible contar con una conexión que permita que 700 alumnos accedan simultáneamente a dicho servicio, cuando es inmensa la cantidad de aplicaciones que tienen las nuevas tecnologías en el aula, que no pasan justamente por una conexión a Internet. Simulaciones en química o física, programas para editar imágenes, otros para crear mapas conceptuales son muy útiles en el aula y ninguno de ellos requiere de una conexión a Internet para enseñar a usarlos.
    Te cuento además, que un problema adicional que hay al respecto del acceso a Internet en los establecimientos educativos que lo poseen, es el hecho de que tanto docentes como alumnos, al contar en muchos casos son smartphones, saturan la conexión porque conectan sus teléfonos a la red…al divino botón, sin pensar que están perjudicando al resto de la institución.
    Respecto a los problemas que mencionás del piso tecnológico, desconozco como se maneja el equipo territorial de CABA, pero el de Pcia se ocupa de los pequeños inconvenientes como los que mencionás, e incluso capacitamos a los referentes de las escuelas para que ellos mismos puedan solucionar las cosas que estén a su alcance, de forma de permitir la máxima disponibilidad del recurso.
    Para finalizar, contrariamente a lo que vos mencionás, lo que yo veo y relevo a diario es que está el recurso, la disponibilidad es alta, los alumnos están abiertos a utilizar las TIC, pero son los docentes los que en su mayoría tienen una resistencia enorme al cambio.

    Me gusta

    • Estimado Pablo,
      Me gustaría analizar varios de tus comentarios.
      En principio me alegro que haya otras experiencias a donde esto funcione. Seguramente hayamos podido tener una cuota de “mala suerte”, aunque no creo que todo pueda atribuirse a eso.
      Existe cantidad de escuelas con problemas con el soporte técnico: eso no lo digo yo solamente, sino colegas que se expresan en numerosos espacios como foros, encuentros, etc. Por supuesto no todos derivan a las mismas empresas que se ocupan, pero cabe señalar que este punto es coincidente en múltiples localidades. Enhorabuena que no te haya tocado.
      Vale aclarar que no todos los establecimientos cuentan con referentes de escuela como estás señalando. Si le añadís además la complejidad de instituciones multinivel como la Escuela Normal a la que pertenezco, es difícil pensar que una persona, por más buena voluntad que tenga, pueda llevar a cabo todo este trabajo técnico solo.
      Con respecto a “me sorprende que una docente que tiene que enseñar a futuros docentes la implementación de las TIC en el aula, centre todo su enfoque en el acceso a Internet, y más aún, que piense que es posible contar con una conexión que permita que 700 alumnos accedan simultáneamente a dicho servicio, cuando es inmensa la cantidad de aplicaciones que tienen las nuevas tecnologías en el aula, que no pasan justamente por una conexión a Internet”, DEFINITIVAMENTE AFIRMO QUE HOY NO PUEDE ENSEÑARSE SIN INTERNET.
      Podemos querer justificar lo injustificable, pero el mundo no funciona hoy sin Internet y la escuela no debería hacerlo. NO ES LO MISMO. Recuerdo cuando se intentó la locura de querer simular la Wikipedia off line por ejemplo para justificar la falta de Internet: ¿acaso el trabajo colaborativo de construcción de la wiki con aportes desde miradas multiculturales puede ser lo mismo que simular una enciclopedia?
      No vas a encontrar un solo analista serio de la inclusión de las TIC en la escuela que justifique esto: solo soluciones parche para tratar de convencernos de que Internet no es necesario en la escuela. Así que no creo que deba sorprender mi respuesta: basta leer resultados de investigaciones o desarrollos que lo demuestran en múltiples contextos. Pero en lo personal, no voy a consentir la falta de una Internet con ancho de banda adecuado en una escuela. A mí me sorprende que hoy en día tengamos que seguir discutiendo esto cuando ya en muchos lados se está definiendo Internet como un servicio esencial regulado.
      Seguramente las fuentes que leés y releés no son las mismas que yo leo y releo. ¿Podemos escuchar otras voces o solo tenemos que creer que las cosas son como solo algunos las cuentan? En este caso estoy relatando una crónica de una instancia de formación de futuros maestros, me parece que es lo suficientemente relevante para le prestemos atención a lo que está sucediendo. Y si conocieras a alguien que solucionara en CABA todos estos problemas para que podamos salir adelante bienvenido sea.
      Por último quiero decir que mucha gente tiene miedo de hablar y contar estas cosas, por temor a que luego no consiga la mínima atención de sus reclamos. En el día de ayer cuando publiqué esta crónica cantidad de colegas se contactaron de manera privada para decirme esto. ¿Acaso tenemos que temer a contar cómo damos clase?
      Nada me alegra más que saber que hay quienes tienen otras experiencias. Pero de ahí a poner en duda lo que nos está sucediendo a quienes vivimos otra realidad me parece que no ayuda a que mejoremos y capitalicemos la enorme inversión que ha hecho el Estado. Como expresé ayer en Twitter, rescato siempre esta maravillosa frase: “La única verdad es la realidad”.
      Acá vas a encontrar otra crónica de datos que muestra el colega Gustavo Cucuzza de otra escuela de CABA: https://twitter.com/gusqq/status/533313270225334272
      Por último, respecto de la “resistencia de los docentes”, no comparto esta generalización: hay muchos docentes dispuestos, pero se desalientan con este panorama. No los responsabilicemos del fracaso porque no sería justo.
      Muchas gracias por aportar otra perspectiva al debate.
      Saludos,
      Débora

      Le gusta a 2 personas

    • Pablo,

      Te cuento que la cantidad de netbooks rotas sin arreglo alcanza el 40% de acuerdo a lo que me comentaron coordinadoras provinciales con cierta confidencialidad. Obviamente si vos querés corroborar el dato armate de valor porque como dicen vas a “pisar muchos cayos”. Es decir, vas a hacer preguntas incómodas a gente que pagó para tener un negocio asegurado. Salvo que pienses que la gente que maneja estos grandes contratos de servicio técnico son carmelitas desacalzas.

      El otro tema es Internet. No entiendo como podemos seguir diciendo alegremente que la propuesta de ConectarIgualdad de usar las netbooks sin internet tiene valor educativo.
      Si pretenden seguir así tienen que sacarse la careta y cambiarle el nombre a “IgualdadDesconectada”. Si no hay internet las netbooks solo tienen valor social, tiene menos brecha digital pero los pibes aprenden menos, porque el tiempo que pierden con las netbooks en clase es tiempo que se resta al aprendizaje.

      El problema de nuestra mediocridad es que pensamos que no se puede por cuestiones técnicas. Pero en realidad la razón por la que no se puede son económicas y políticas. Las autoridades nacionales nunca quisieron poner internet en serio en las escuelas. Porque con netbooks se ganan elecciones pero con internet no.

      Te cuento que se puede. Yo lo hice. Con conexiones de 10 a 100 Mbps y separando el wifi de la red de cable se puede trabajar en clase perfectamente. Probá, vas a ver que tengo razón.

      Esto que digo no es estar en contra ni ser opositor. Esto va más allá de la disputa política. Yo estuve con ConectarIgualdad desde el principio. Fui miembro del Consejo Asesor por tres años. Pero a fin del año pasado me di cuenta que nada de lo que yo pedía cambiar iba a ser considerado. Que no había política de estado ni interés genuino por mejorar la educación. Solo estaba el cálculo frio de regalar netbooks. Solo importaba la entrega en tiempo y forma de las netbooks el resto no importaba.

      Entiendo que vos le quieras dar sentido a tu tarea, pero te puedo asegurar que cuanto antes te des cuenta lo importante que es tener banda ancha en una aula vamos a estar más cerca de la igualdad.

      saludos, Alejandro

      Le gusta a 1 persona

  4. Pablo:

    No quiero comenzar una discusión en terreno ajeno, pero como técnico debo decir que sería correcto aclarar que TODOS los problemas que menciona la prof. Kozak son de origen técnico: máquinas dañadas, problemas de conectividad, etc., son todas cuestiones que no deberían suceder, y mucho menos, que alguien pretenda que no lo sufran o lo solucionen los docentes mismos. O lo que es peor, que hagan de cuenta que todo está bien.

    ¿Qué mejor, que conocer la experiencia de primera mano, para resolver los problemas que existen en la implementación?

    Hablando de extrañarse, a mi personalmente me extrañó que un referente le reste entidad a la importancia de internet en estos tiempos. Salvo, claro, que lo que se esté buscando es aislar a nuestros chicos de la realidad educativa y laboral global. Entiendo que tu solución sea un aporte importante en el caso de un eventual corte del servicio, pero de ahí a decir que hay sucedáneos es una barbaridad.

    Finalmente, el plan no está funcionando, las quejas son mayoritarias, y según mi modesto entender en vistas de lo que puedo observar, lo que vos señalás como causa es justamente la enfermedad: los docentes van abandonando el uso del recurso porque están cansados de los discursos. En lugar de defender lo indefendible (como la experiencia negativa de un docente que lo sufre cada día), tal vez deberían elaborar una estrategia de solución, allí en dónde el problema surge.

    Por favor, basta de discursos.

    Saludos,

    Le gusta a 1 persona

  5. Mi experiencia como estudiante del profesorado en educación especial (en donde me dieron la netbook de Conectar Igualdad) es pésima: ni siquiera podemos instalar el servidor porque el edificio es prestado. Yo sé (algo) de informática y desinstalé todo proceso en ejecución que no servía. Aún así, la simple apertura de Google Chrome demora una eternidad. La RAM se llena en un instante. El acceso a disco rígido es lentísimo (hay muchos GB de espacio para paginación y demás).

    Mi experiencia como MAESTRO DE GRADO, con el Plan Sarmiento, no es buena. Los chicos (y flias) no saben administrar sus máquinas. Disco rígido lleno, sin memoria para operar. Actualizaciones constantes o siempre negadas; cargadas de malware, plugins, extensiones y otras porquerías.
    Desconocimiento básico sobre informática sin herramientas ni tiempo suficiente para abordar.

    Aún así, hace 4 años que intento sostener Edmodo, blog (expositvo) y actividades online. Éxitos parciales; frustraciones constantes; obstáculos diarios.

    Comparto el blog de este año, para que puedan ver parte de lo que hago en intento lograr: http://2014-quinto.blogspot.com.ar/

    Considero que el 99% de lo que pude lograr se debe más a mis conocimientos previos, a mi dedicación en casa, que a los apoyos brindados por el Plan Sarmiento: reducidas e inútiles “capacitaciones”, pésimo servicio técnico, deficiente conexión Wimax, etc.

    Pero bueno, esa es mi experiencia. Quizás las de otros sean mejores…. La plataforma Integrar está llena de casos de éxito, ¿no?

    Saludos. Omar

    Le gusta a 1 persona

    • Muy clara tu crónica Omar! Y bien interesante lo que planteás sobre los “casos de éxito”. Como marcaste, muchas de las experiencias que se pueden pilotear se hacen sobre la base del voluntarismo, la formación previa y una enorme perseverancia. En ese camino, muy pocos sobreviven a la cantidad de obstáculos que señalaste.
      No puedo dejar de pensar en la enorme inversión y en la esperanza que pusimos algunos en ella. Tampoco en lo que podríamos llamar la “profecía autocumplida” porque lo que está sucediendo fue anticipado. Ahora… ante la realidad, ¿por qué no actúan las áreas respectivas? Ya ahí tenemos que hablar de desidia o de inoperancia. ¿O es que se creen su propio “diario de Irigoyen”?
      Muchas gracias por sumar tu mirada!
      Saludos,
      Débora

      Me gusta

  6. Es una lástima Débora. Por vos y por los futuros colegas… Aunque si lo vuelvo a pensar, ellos están viendo lo mismo a lo que se van a enfrentar cuando vayan a dar clase en una escuela. Y con un agravante que vos no vivís (por suerte!) que es que en las secundarias, además, tenés que luchar con la desmotivación de los alumnos. Y de los demás docentes.
    ¿A qué apunto? La experiencia de mi escuela demuestra que si varios docentes de la misma división piden las net y trabajan con sus alumnos, los chicos comienzan a cumplir y llevar y traer las compus como si fuera la carpeta o el libro. Lamentablemente, estos “círculos viciosos” que se van creando hacen que si no es así, cuando un docente pide las net, los chicos no las llevaron. Y los alumnos (y sus padres) se justifican diciendo: no las usamos nunca.

    Por otra parte, el esfuerzo que tengo que hacer para que la parte técnica funcione… es agotador a veces. No tanto por el piso tecnológico, ya que de 23 AP que tenemos, fallarán 2 ó 3 y todavía no pude pedir reparaciones. El problema es cuando los chicos rompen (porque no las valoran y cuidan) las netbooks. Ahí agarrate. Hay algunas (12 aprox) que hace 2 meses las cargué en el aplicativo y no las vienen ni a buscar (pasa el correo argentino y se las lleva al servicio técnico). Y en estos últimos días se llevaron 8 en 2 tandas: todavía no puedo decir si tardan mucho, poco o más o menos, pero lo que leo en los grupos de FB no me da mucha esperanza. Veremos. Habría que preguntarse por qué no valoran y cuidan las netbooks que les entregamos de Conectar Igualdad (Nación). A veces pienso que es porque ya recibieron otra anterior gratis del Plan Sarmiento (CABA) y tampoco la cuidaban… Sí, como no cruzan datos ni información ni nada, los chicos de mi escuela de 1º a 3º año recibieron 2 computadoras del estado… Y algunos no cuidan ninguna de las dos.

    También puedo coincidir con algún comentario que leí, en que muchos docentes no quieren usarlas. Y los puedo justificar por los problemas que surgen. O no…porque en mi escuela el esfuerzo que hago por acompañarlos en la implementación es enorme. Y la verdad, si estás convencido de que hay que trabajar de otra manera, hacés el esfuerzo. Y como ya dije, si somos muchos, los chicos cumplen más.

    Sobre Internet: se puede aprovechar. No es una conexión que pueda permitir que todos miren videos en YouTube, pero se puede usar. Y creo que no es necesaria TODO el tiempo, pero tampoco que se puede trabajar SIN ella nunca.
    También lleva esfuerzo de los docentes seleccionar los materiales digitales y traerlos en un pendrive para que se los suba a las carpetas compartidas del servidor. Que me encargué de habilitar. Y aprendí a crear carpetas de solo lectura, para que los chicos no las borren (sí, no son angelitos).
    Pero es más fácil llegar y de la nada pretender que todos entren a YouTube y busquen un video… lo mismo hacían antes con la pizarra digital interactiva (?) que sólo usaban para ver películas. En muchos casos hay que revisar urgente la didáctica, no sólo las tecnologías y sus herramientas.

    Creo que es un conjunto de problemas. Como así también si el conjunto se entusiasma se puede llegar a hacer funcionar. Porque también pueden trabajar en sus casas si el docente prepara las actividades y lo que no funciona en la escuela los chicos lo terminan luego del horario escolar (por ejemplo teniendo blogs de docentes y/o aulas virtuales. En la Walsh tenemos blogs de docentes y blogs de alumnos. Y en breve vamos a tener nuestro campus virtual en funcionamiento).

    Y no puedo dejar de aclarar que no soy un “docente común”… soy Profesor de Informática, entonces estoy acostumbrado a luchar para que las herramientas funcionen. Claro, no es lo mismo para los demás colegas… y los entiendo: ellos recibieron un mensaje de “un mundo ideal” que no existe…
    Y además soy el encargado del Aula de Informática, que SI funciona y TODO el tiempo… también gracias a el software que congela la configuración de los equipos y a la administración que evita el “vandalismo informático” 🙂 Claro, a vos te tocó la parte mala, para instalar algo nuevo no se puede hacer en el momento, hay que avisar y con tiempo.

    Por otra parte, un tema que también es importante tratar es que los docentes no saben… y los chicos tampoco. Por eso es importante que se tengan en cuenta varios factores que harían posible la utilización de las TIC: un referente técnico permanentemente en la escuela (como los bibliotecarios). Facilitadores digitales para acompañar y capacitar a los docentes. Y Profesores de Informática que le enseñen a los alumnos en un espacio curricular propio.

    Para ir cerrando, comparto un posteo de mi blog de hace 7 años… de cuando intentaba trabajar y tenía mil inconvenientes 😉
    http://paraquesepan.blogspot.com.ar/2007/09/la-lucha-para-ensear-tics.html

    Y comparto que muchos no quieren “hablar” o publicar porque no es fácil bancarse ir contra la corriente y contar estas verdades incómodas.
    Pero creo que es hora de que los que ponemos el cuerpo y la mente día a día para intentar que los chicos aprendan con tecnologías seamos escuchados.

    Perdón por la extensión, casi que tengo el material para hacer mi propia publicación!
    Saludos

    Me gusta

  7. ¡Hola!
    Excelente debate.
    Soy docente de nivel primario de una escuela pública de Córdoba capital y pasa exactamente lo mismo. Me sentí absolutamente identificada con la crónica expuesta.
    Ahora bien, teniendo en cuenta que las TIC deben ser incorporadas cuanto antes en la escuela, las políticas educativas provinciales y nacionales deberán estar orientadas en esa dirección, proporcionando la infraestructura, los recursos (tanto materiales como humanos) y el mantenimiento necesario a todos los centros educativos y así producir igualdad real a todos los sectores de nuestro extenso territorio para lograr una verdadera inclusión.
    Los maestros estamos dispuestos a utilizarlas, muchos nos capacitamos constantemente, pero muchas veces hay tantos obstáculos (a nivel de recursos materiales, humanos y técnicos) que desaniman, desalientan en la tarea. En ocasiones se equipan las escuelas como estrategia de campaña política, y esas medidas no son sostenidas en el tiempo ni se destina el presupuesto necesario para su continuidad y se pierden proyectos maravillosos por negligencia, desidia y la falta de voluntad política. Es muy triste ver salas de computación abandonadas y desmanteladas por falta de mantenimiento. 

    Espero que esta realidad se revierta cuanto antes. 
    ¡Saludos!
    Alicia

    Le gusta a 1 persona

  8. Guau!!! que buen debate y que buen post !!!! … cómo me sentí identificada!!! Coincido totalmente con vos Débora en que no se puede enseñar sin Internet. No es lo mismo. Este año el IFD en el que trabajo se mudó de edificio y no tuvimos internet hasta agosto. Comparo la forma en que trabajamos con respecto al año pasado y la verdad es que ni tiene comparación!!!
    Por ejemplo, como ayudás a que evalúen y seleccionen buena información de internet sin internet en clase? otro ejemplo mas simple: realizamos un video en moviemaker (ya que no necesita internet) solicitás que traigan las imágenes (que vean que sean acordes a la temática y destinatarios, con buena resolución, etc. esto también es necesario asistirlos en clase) y se quedaron cortos con la cantidad o algunas no son buenas… que hacemos? ni hablar de bajar un tema musical con licencia libre o CC… y así la lista de ejemplos tienden al infinito.
    En definitiva, este año hicimos lo que se pudo, pero los resultados fueron diferentes, lo mismo que las competencias digitales que adquirió un grupo con respecto a otro.
    Buenísimas tus reflexiones…Te sigo leyendo!
    Carolina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s